Envío GRATIS. Envío EXPRESS: 6,90€

Cena temática #encasa: Un picnic en el bosque

Publicado por Samara Martínez Collaborator en

Los días en cuarentena se hacen eternos, vamos a amenizarlos con una cena en pleno bosque

¿Te apetece una cena en el bosque? ¿Un picnic de lo más diferente? Claro que es posible, ¡y sin salir de casa! Te damos todos los trucos para hacer de esta cena un momento inolvidable en familia.

Paso 1 - La mesa:

Para una cena temática la mesa (o donde vayas a comer, porque puede ser el suelo) es fundamental. Piensa en un bosque, ¿qué ves? Colores verdes, marrones, ocres, grises… repartidos en hojas, flores, musgo, cortezas de árboles y algún que otro fruto. Llenar la mesa de cositas del bosque es sencillo: Papel, pegamento y pintura.

-Para las hojas, dibuja un par de docenas de distintos tamaños y formas y pide a tus peques que te ayuden a darles color. 

-Para las ramas, pinta trozos de papel de distintos tamaños (tamaño folio, medio folio y cuarto de folio) en tonos marrones. No hace falta que quede perfecto. Usa una de las esquinas de los papeles para empezar a enrollarlos sobre sí mismos y hacer tubitos. Cuando estén enrollados, con un poco de pegamento pega el extremo final ¡y ya está! Quedará como una pajita de papel. Enhorabuena, ya tienes una ramita. Haz cuantas quieras.

-Para los frutos del bosque, corta cuadrados de papel del mismo tamaño, tantos como frutos del bosque quieras. Dadles colores vivos como fucsia, rojo, morado… Cuando estén todos pintados haced bolitas con ellos, ¡cuanto más irregulares mejor! La textura del papel arrugado se asemeja a la textura con relieve de estos frutos.

-Haz algún combo: Combina estos tres elementos con un poco de pegamento y has ramas con hojas de la que cuelgan frutos. ¡Genial!

 

Paso 2 - La comida:

La comida puede ser desde el plato favorito de tus peques ¡a los tuyos propios! Lo que importa es que disfrutéis de la comida. Nosotros, por nuestra parte, os dejamos unas cuantas ideas sobre el menú que quedarán estupendamente en esa mesa del bosque:

-Champiñones: Haz brochetas de champiñones y cocínalos al horno con ajo y perejil. Al servirlos tendrás que decir que los has recogido a 5 árboles de ese cámping que os habéis montado. Un poco de teatralidad.


-Pizza silvestre: Base de pizza, tomate, queso, cebolla y nueces. Cuando la saques del horno añade un poco de rúcula encima y un chorrito de aceite.


-Nubes Boy Scout: No hace falta que hagas una hoguera, con poner un par de velas para quemar las nubes de azúcar trinchadas en un palo, vale. ¡No dejes que tus peques lo hagan estando solos!

 

 

Paso 3 - El ambiente:

Nada mejor para entrar en escena que un decorado adecuado y una escenografía de primera. ¿Demasiados muebles? ¿Ni la imaginación os hace escapar de esas cuatro paredes? Tres sílabas: sá-ba-nas. Las sábanas son algo que todos y todas tenemos en casa. Ayúdate con cuerdas, cordones de zapatos, gomas de resistencia del gimnasio… lo que sea, para construir un fuerte alrededor de la mesa. Para entrar mejor en escena, apaga la luz de la estancia y lleva una lámpara al interior del fuerte. ¿Un plus? Busca sonidos del bosque en Youtube y dale al play.



Paso 4 - Los comensales:

Nadie va en pijama al bosque. Usad vuestra imaginación, ¡hasta podéis inventaros unos personajes! Botas de monte, sombreros, cuerdas de escalador, disfraz de arquero medieval, enanito del bosque… ¿quién será qué en esta cena tan trepidante?

 

¡Cuéntanos si has puesto en práctica esta cena en comentarios! ¿Algún truco más que añadir? Te leemos desde Fabulastic.

Días de tormenta Fabulastic Qué hacer

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario