¿Cómo curar a los niños zombies? – Fabulastic
Envío usual GRATIS. Envío EXPRESS, 6,90€

¿Cómo curar a los niños zombies?

Publicado por en

Aunque sabemos que los zombies solo son parte de la literatura y de la cultura más tétrica, hay niños que delante de una pantalla se comportan como tales ¡y eso sí que da miedo!


¿Sabes qué es escalofriante? No, la respuesta no es un pequeño vampiro ni un niño zombie persiguiéndote por un parking desolado, sino ver a un niño de dos años en el carrito embelesado con unos dibujos animados o un juego ¡en su propio móvil! Y es que los más peques tienen cada vez más acceso a la tecnología y desde una edad cada vez más temprana. Lo que antes podía ser la televisión ahora también lo es la videoconsola, la tablet, el móvil, el ordenador y hasta los relojes inteligentes. Una verdadera ‘plaga zombie’ que no tiene pinta de que se vaya a resolver por sí sola. 


Pupila contra pantalla

Una exposición constante a las pantallas puede causar daños físicos y mentales a medio y largo plazo, sobre todo en personas que aún están en pleno desarrollo, como son lo más peques y Essilor advierte sobre:


  • La fatiga visual: Este es el primer daño físico dado por el contacto constante de los ojos con las pantallas. El esfuerzo visual hace que el ojo pierda contraste además de producir sensación de sequedad ocular. Si este abuso de las pantallas se prolonga, puede derivar en migrañas.


  • Los efectos de luz azul: La luz azul-violeta de la pantalla LCD y LED tiene una longitud de onda dañina para el ojo. Sería particularmente problemática a largo plazo, el envejecimiento prematuro de la retina y el cristalino, y es uno de los factores de degeneración de la mácula,  localizada en la parte posterior del ojo, la cual controla la visión central y permite ver con claridad. 

 

  • 3D: El impacto de la tecnología 3D provoca una distorsión entre la imagen real y lo que es percibido por el cerebro. El visionado excesivo de imágenes en 3D, sobre todo en los niños cuya coordinación visual está siendo adquirida, pueden dar lugar a dolores de cabeza, fatiga o náuseas.

Los niños zombies no nacen, se hacen

La ola tecnológica no podemos ni debemos pararla, pero sí debemos aprender que la tecnología debe sernos útil, que su uso sea una herramienta beneficiosa para nuestro desarrollo, nunca un  perjudicial para nuestra salud física ni mental.


Así como es bueno leer pero es malo leer de manera prolongada con una luz no adecuada, el uso de la tecnología puede ser beneficioso siempre y cuando se haga de una manera responsable. Por ejemplo: Con un vídeo de YouTube puedes aprenderte el sistema solar, que la Tierra orbita alrededor del Sol y que nuestro sistema está en la Vía Láctea de manera divertida, memorizable a largo plazo, y en 3 minutos. Este es un ejemplo de tecnología como herramienta.


Sin embargo, y aunque hay quien usa las pantallas en el sector educativo, también es una vía de fácil distracción, con contenido vacío que centra toda la atención del niño o la niña en la pantalla y no fomenta el aprendizaje, la curiosidad, la interacción social o, simplemente, la diversión. Darle un teléfono móvil a tu hijo para que deje de llorar mientras vas en el tren en un viaje de 40 minutos no es usar la tecnología como herramienta, sino como evasión. Además de crear un patrón donde no sepas manejar los conflictos entre niño y adulto sin algo que bloquee su mala conducta, como un móvil, una tablet o un videojuego. Los niños zombies no nacen, se hacen.


Curar a un niño zombie: ¿Qué podemos hacer?

Si tu peque no se despega de la pantalla tendrás que enseñarle que hay una manera mejor de pasar el tiempo que delante de su cachivache favorito. Demuéstrale que el mundo real es tan (o más) divertido que el virtual, pero para eso ¡necesitas implicarte! De nada sirve que le enumeres las ventajas del mundo real si luego te ve pegado al móvil todo el día. Tú también tendrás que aprender a vivir en el mundo tangible.


Dibuja: El mundo de las pantallas es asombroso, sí, pero ¿y si somos capaces de hacer nuestro propio mundo? Saca los lápices de colores y los folios y empieza a inventar junto con tu peque vuestro mundo particular.


Visita lugares: Si a tu peque le chiflan los dragones, llévalo a un castillo. Si es fan número uno de la famosa cerdita que habla, llévale a una granja para que acaricie un cerdito de verdad. Si le alucina el espacio, ve a un observatorio y si es más de videojuegos, llévalo a un laser tag a echar una partida sin precedentes. 


Baila: Tu peque está creciendo, qué mejor que este rítmico ejercicio para que se mueva, para poner a prueba su psicomotricidad, su sentido del ritmo, conozca su cuerpo y adquiera habilidades espaciales pero esta vez de verdad, sin 3D de mentira.


Lee: Potencia su imaginación, su curiosidad y su empatía con un solo objeto: un libro. Adéntrale en aventuras increíbles con solo un pasar de hoja.


El antídoto definitivo

Stop niños zombies. Con nuestro grito de guerra #MásLibrosMenosPantallas queremos hacer que todos esos niños zombies vuelvan a su estado más activo para un desarrollo óptimo. ¡Crecer sano es maravilloso y divertido si sabes como!


Cambia las pantallas de tu peque por un libro personalizado Fabulastic y haz que viva su propia aventura. 


← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario

x
x